domingo, 15 de noviembre de 2009

G.r.a.v.e. e.r.r.o.r.



El viento golpea en mi cabeza y me ayuda a olvidar que cometí un grave error.









Día tras día sigo arrepintiendome de haber huido al norte huyendo de ti, ni de pensar de lo feliz que podría ser si no hubiera huido... perdido en la existencia solo me queda vivir. Por ahora, la culpa se sienta a mi lado y me recuerda que no me libraré de ella.

2 comentarios:

  1. cuando llegemos a entender lo que nos une aun, quizás lleguemos a amar las diferencias... (8)

    que asquillo, puta :(

    ResponderEliminar
  2. Hay veces que los errores no nos enseñan cosas buenas y la culpa se hace nuestra amiga. ¿Pero sabes qué? Te quedan los buenos momentos y si no, ¡imaginación!

    Nada es para siempre... ni siquiera el amor.


    Saludos de colores =(

    ResponderEliminar