jueves, 27 de enero de 2011

Todo en esta vida...


... se retorna de nuevo hacia ti mismo.

Todo aquello que hemos hecho, esas buenas acciones, ese afecto que dimos a la persona amada; así como esas zancadillas que pusimos a un compañero, esas críticas destructivas a alguien que pensábamos que era más "débil" volverá hacia nosotros.


Estoy un tanto decepcionado con el comportamiento de unas personas, a las que les dedico esta entrada; así como a todas las personas que ahora mismo, están pasando un momento duro, que sepan que siempre hay esperanza en aquellas personas que siempre han estado ahí cuando alguien les hizo falta, ese hombro para llorar que prestaron, ahora lo tienen como consuelo.


No os toméis esta entrada como algo malo, sino todo lo contrario; podéis encontrar un montón de esperanza en ella... si alguna vez os han echo sentir como un o una "pringado" o pringada, algún día ellos serán los que realmente lo sean, mientras que ustedes serán los que "triunfen", y no sólo frente a ellos, sino a otras muchas personas.


Debemos sembrar la felicidad en todo sitio en el que estemos contentos, compartirla con esas personas especiales, y recoger todos los frutos que nos devuelva. Por si de momento, vuestros frutos no son lo que esperabais, sembraré esta rosa para ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario