domingo, 19 de junio de 2011

Ahora que...

los dos sabemos que no vas a volver...

Me siento decepcionado por tus falsas promesas, perdido en esta ciudad que no soporto y me estresa, a la vez.

Todas las noches en las que dormimos abrazados, ahora se ven tan lejanas. Y sin embargo, todavía sigo esperando que algún día vuelvas a mi, a pesar de que hayan pasado muchas lluvias por nuestras vidas.

1 comentario:

  1. pasan coches, pasan. pero nunca nos traen lo que queremos. Arriba ese ánimo bonito mio ;)

    ResponderEliminar