martes, 19 de junio de 2012

Fin de transmisión


 Algunos temíamos perder parte del verano estudiando porque existían los llamados "exámenes de septiembre", en los que se ofrecían una 2ª oportunidad para recuperar las asignaturas que habían quedado pendientes durante el curso.

La innovación y el desarrollo, bajo el nombre de Plan Bolonia, les ha asesinado sin piedad, y los ha ubicado a unas 2 semanas después de los exámenes ordinarios. Es por esto que mi estancia en Salamanca, sufriendo calor y aburrimiento, se está alargando bastante más de lo debido.

A unos días de esos exámenes extraordinarios y de mi partida de esta ciudad, creo que no tenía sentido no hacer un balance de lo que me ha sucedido por aquí. Por un lado, me voy de aquí feliz de haber conocido a algunas personas que son fabulosas, y espero que no sea una despedida final para ellos. No obstante, también he pensado que en los tiempos actuales, las "segundas oportunidades" ya no molan.

Los errores tienden a tender un triste castigo, pues el más mínimo puede llegar a concluir con una amistad, te hace merecedor de una mala reputación. Lo más lamentable de esta situación es que es generalizada, y una vez que se ha cometido, los aciertos carecen prácticamente de importancia.

Así pues, estas líneas también reflejan que durante mi estancia en esta ciudad también he tomado gran conciencia acerca de las complicadas relaciones interpersonales, que en muchas ocasiones, no me permiten conciliar el sueño.

En unos días, los paseos de San Vicente y de las Canalejas quedarán detrás de mi, para reencontrarme con mi queridísima calle Aribau de Barcelona. ¿Me esperará el mismo destino que a Andrea, protagonista de "Nada" de Carmen Laforet? Para poder descifrar este enigma, entrad en futuras ocasiones.

Gracias a todos los lectores, de todo corazón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario