jueves, 27 de septiembre de 2012

Aprender a olvidar



En la última entrada sugerí la presencia de un reencuentro en noche azul. Me atrevo a decir que también era esperado, y muy deseado. No obstante, os comunico que ese momento no ha tenido lugar los días pasados, a pesar de los intentos.

Este hecho se ha fusionado con otros sucesos desagradables, que me han llevado a recordar que los amores pueden terminar en una noche, y que tus mejores amigos no sólo pueden tornar a grandes desconocidos, sino en recuerdos desagradables que tratan de dificultar que tu vida continúe con armonía. Por cierto, esto último no sólo me resulta desagradable, sino que también me resulta patético por parte de esas personas que se aburren y no tienen nada mejor que hacer.

Siguiendo esta perspectiva, tal vez ese reencuentro no ha tenido lugar porque, sencillamente, no iba a ser el esperado, sino que podría haber sido una catástrofe, como sucedió en anteriores ocasiones. Tenemos que abandonar el miedo a lo desconocido, y dejar de esperar a esa persona que pertenece al pasado, y buscar por cada lugar nuevos entornos en los que desarrollar una nueva vida, y aprender de gente nueva todo lo que estén dispuestos a enseñarnos.

Por tanto, no tiréis la toalla si alguien os muestra indiferencia. Más bien todo lo contrario, hay que agradecer que no nos hagan perder el tiempo. Si en algún momento os sentís solos o con falta de ánimo, no os preocupéis, porque Fonzo está con vosotros.

Gracias a todos por leerme. Ya son más de 5.700 visitas que me enorgullecen y me empujan a seguir publicando más mentirasenelwc.

1 comentario:

  1. Hola salao!!
    Entiendo perfectamente de lo que hablas... Y seguro que el 90% de la gente que te lee también. En mi caso, me prendo muy fácilmente de la gente, y eso es todo un riesgo...
    Tener una historia de amor de película también implica un final de película. Y no me refiero a los finales felices o los super dramáticos, sino a otros menos comunes (y más realistas) en los que las historias de amor terminan de manera descafeinada, apagados por la distancia, por la rutina...
    Pero como tu bien dices, ¡que nos quiten lo bailao!. Prefiero estar triste porque (en principio) ha terminado que porque no ha ocurrido.
    Aunque también me viene a la cabeza una preciosa canción de hace 20 años, de Sole Gimenez a dúo con Ana Torroja... Se titula "Cada historia" y decía: "Es tan triste recordar... que cada historia tiene su final... Como sol de amanecer, hay que nacer... Partiendo del ayer".
    Am, y también me viene otra de Jarabe de Palo que dice: "Quédate con lo bonito... deja caer esa lágrima".
    Pues eso, que la música hable por mí.

    Un placer leerte, e identificarme con ello... (¿Vidas paralelas?).
    Un abrazo grande. Me despido diciéndote un "I wish you love" (título de una canción preciosa de la que han hecho mil versiones... Te recomiendo que escuches la de Blossom Dearie, es la que más te va a gustar, ya que es la más alegre).

    Jesús (@JBC_NewYork)

    ResponderEliminar