lunes, 25 de febrero de 2013

La última cena

 En la vida se acontecen muchos puntos de inflexión, muchos de ellos han quedado patentes en algunas entradas. Por tanto, no cabe duda de que debemos estar preparados para afrontar la rotura con la rutina que se había establecido en nuestras vidas.

Y como tras toda ruptura, toca retornar a los orígenes de todo... para algunos esto puede significar volver a casa de sus padres, otros considerarán adecuado quitar el polvo del listín telefónico, devolver llamadas prometidas hace largos períodos de tiempo,... Esto es así queramos o no, siempre debemos buscar un punto de apoyo para recuperar el equilibrio.

La pasada noche fue una noche de despedidas, indudablemente el ambiente estaba cargado de tristeza, por la incertidumbre de lo que depara el futuro y todas las consecuencias que ello siempre supone. No obstante, gracias a la agradable compañía que estaba presente en aquel lugar y en ese preciso instante fue tan sumamente especial, que permitió que ninguno de los asistentes derramase una lágrima.

Siempre vuestro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario